SNC-Lavalin, el escándalo que podría haber costado la presidencia a Trudeau

Los Liberales, y concretamente Trudeau, entraron en crisis el 27 de febrero, cuando la por aquel entonces fiscal general y ministra de Justicia, Jody Wilson-Raybould, declaró: “Entre septiembre y diciembre de 2018 experimenté un esfuerzo constante y sostenido por parte de muchas personas dentro del Gobierno que buscaban interferir políticamente en el ejercicio de mis funciones como fiscal general.” Ese mismo día dimitió. Los que la presionaron querían zanjar un escándalo de corrupción con la empresa de ingeniería y constructora pública canadiense SNC-Lavalin.

Según cuenta el diario canadiense The Globe and Mail, que fue el que destapó el escándalo, Wilson-Raybould sufrió presiones desde septiembre del 2018 porque ese fue el mes en que la empresa había sido notificada que tenía que ir a juicio por presuntos cargos de corrupción.

La razón se remontaba a inicios de siglo, entre 2001 y 2011, cuando SNC-Lavalin estuvo acusada de haber sobornado a Muammar Gadafi y altos cargos del régimen libio con más de 100 millones de dólares para adjudicarse contratos de obras. Trudeau presionó a la ministra Wilson-Raybould por razones partidistas, ya que si SNC-Lavalin salía declarada culpable tendría vetada su participación en concursos de obra pública durante 10 años en Canadá. Eso generaría pérdidas de trabajo, ya que al no poder construir durante 10 años, tampoco haría falta plantilla.

En consecuencia, también significaría una mala imagen para el partido Liberal por dos razones: la misma bajada de empleo o posible despido de empleados canadienses y el escándalo de corrupción en una empresa pública. La compañía, que es un símbolo industrial de Quebec, emplea a 9.000 personas en Canadá (3.400 de ellas en Quebec) y a 50.000 más en todo el mundo. Trudeau pretendía firmar un acuerdo extrajudicial y que la compañía saliera airosa. En agosto, el comisionado de ética de Canadá, que fue designado finalmente para analizar el caso, dijo que Trudeau había usado su posición para “eludir, socavar y tratar de desacreditar” a su ministra de Justicia. La Real Policía Montada de Canadá, que vigila el cumplimiento de las leyes federales, dice que está examinando el caso “cuidadosamente”.

El líder del NDP, Jagmeet Singh, declaró que Trudeau parecía “estar actuando en nombre de sus amigos.” Andrew Scheer, el líder del partido conservador fue más contundente: “Justin Trudeau, simplemente, no puede seguir siendo presidente.” Trudeau, por su lado, dijo que su trabajo era “proteger a los canadienses y a los trabajos de los canadienses.”

A inicios de abril los parlamentarios liberales votaron expulsar a Jody Wilson-Raybould y a Jane Philpott, expresidenta de la Junta del Tesoro, de su partido. “Las guerras civiles dentro de los partidos son increíblemente perjudiciales porque indican a los canadienses que nos preocupamos más por nosotros mismos que por ellos”, dijo Trudeau mientras anunciaba su expulsión.

Las elecciones pasadas, Jody Wilson-Raybould ganó la reelección como candidata independiente en Vancouver Granville. Justin Trudeau perdió así a una de las políticas que más reforzaban su imagen de líder feminista e inclusivo, ya que Wilson-Raybould, además de ser mujer fue también la primera persona de origen indígena en ostentar el cargo de ministra de Justicia.

Leer más:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: