QUE TE QUEDES SIN AIRE

¿Has notado alguna vez que las palabras no son suficientes para expresar lo que estás sintiendo?

A veces, sin percatarme en un primer instante, noto como las pulsaciones de mi corazón se aceleran, como la piel se me pone de gallina y mi respiración se desdibuja. Siento mi estómago revolucionado y mis ojos se expanden inadvertidamente y es en esos momentos en los que me siento viva

Es una experiencia del todo intangible, difícil de expresar con lenguaje no metafórico, pero  real. Tanto que me atrevería a decir que es de las mejores sensaciones de la vida.

El otro día leí que hay algo conocido como el síndrome de Stendhal. Dicho síndrome psicosomático causa una elevación del ritmo cardíaco, vértigo, confusión y temblor, entre otros. Aunque wikipedia lo pinte como algo terrible creo que es más bien un regalo, ya que sentir algo tanto es maravilloso.

«Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme».

Stendhal, autor francés, le da nombre al término (la citación anterior corresponde a sus reflexiones) y, no sé si quizá sea producto de mi ignorancia, pero debo confesar que me parece un síndrome extraordinario.

Hay un motor que nos empuja a hacer cosas, a movernos, aprender, leer, descubrir y viajar. Probablemente su gasolina sea la curiosidad y la chispa que lo accione sea la sensación final. Freud lo llamaría libido

Encontrar aquello que nos apasiona, aquello que nos hace sentir como Stendhal, puede ser una tarea ardua para algunos,  y es por eso que de verdad deso que muchas más almas de este mundo se emocionen a diario. Es por eso que te deseo (sí, tú que me estás leyendo, gracias por tu tiempo) que… 

Deseo que sientas como tus pulsaciones se aceleran poco a poco, tras leer una revista sobre muebles, resolver una ecuación casi imposible o correr frente al mar.

Deseo que tengas que contarle a todo el mundo lo que acabas de averiguar porque es tan increíble, bonito y emocionante que guardártelo para ti, resulte demasiado egoísta.

Deseo que tengas abundantes orgasmos intelectuales.

Deseo que nunca nunca nunca sientas miedo o vergüenza de admitir aquello que te hace feliz.

Deseo que todo esto y más lo sientas primero en singular, sin miedos ni peros, para que luego puedas compartirlo de manera plural.

Deseo que te quedes sin aire, que sientas que te cuesta respirar, que tus ojos se humedezcan y que sólo una sonrisa invada tu cara.

Deseo que desees y que no te olvides nunca de quien eres.

Baudelaire decía que siempre habría que estar ebrio; de vino, poesía o de virtud. Así que encuentra aquello que más te guste y emborráchate mucho.

No lo olvides: Un giro de 180 grados es posible, ahora y siempre, el cambio hacia mejor es una realidad constante y promocionar aquello que amas es mucho más productivo que criticar aquello que te disgusta. Invierte tu tiempo en aquello que te hace estar vivo. Siéntete un poquito Stendhal a diario.

El amor crea más amor.

Por un mundo de personas ebrias, con disnea y taquicardias… 😉

Love, Janira x

 

Advertisements

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s