Domingo 6 de noviembre

Y sin embargo, cuando me preguntan si le tengo miedo a algo, contesto que no, que ya se me ha pasado la edad de tenerle miedo a la oscuridad, aunque luego callo y reflexiono.

 Y me doy cuenta que sí, que temo ciertas cosas…

(there you go)

Temo no enamorarme nunca.

Pero temo aún más no llegar a enamorar.

Temo no actuar por miedo, por el qué dirán.

Dormirme en los laureles.

Perder el tiempo, no saberme organizar.

No dedicarle unos minutos a quien lo merece.

Temo.

Que mi trabajo no aporte algo, no inspire ni ayude.

No disfrutar con lo que haga.

Ni sentir mariposas en el estómago al empezar.

Temo hablar más y hacer menos.

Soñar mucho y actuar poco.

Equivocarme y no aprender de mis errores.

Morir joven o (peor) morir en vida.

Pero respiro hondo y no me precipito… temo aún más no temer nada.

Porque entonces, dime, si no es en arriesgarse a que todo salga mal (o increíblemente bien)… ¿dónde recae la gracia de la vida? Las personas valientes no son aquellas que no le temen a nada, sino las que usan el miedo como motor y motivación.

12105132_1649408502002520_512133677_n-2

La vida es más interesante fuera de la zona de confort.

Dedicat a tu, Marta, perquè ets una ànima genuïna com poques i perquè pots (i podràs). Amb tot.

Love, Janira x

Advertisements

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s