MMXVII

Que sí, feliz año y “new year, new me” pero empiezas igual, ídem a todo y tiro porque me toca.

ídem a los malos hábitos

ídem a no ser consciente

ídem a no ser constante

ídem a la falta de amor propio

… y un consiguiente flujo de acciones que no van ni a cambiar ni a mejorar tu realidad.

Quizás uno de los mayores problemas que tenemos como sociedad y como seres individuales sea que nos mentimos. Nos mentimos demasiado. Y que conste que esta reflexión no es a raíz de la avalancha de posts en redes sociales sobre año nuevo, vida nueva, ni tampoco es en contra de las listas de “goals and resolutions for 2017”. 

Más bien al contrario.

Siempre me han apasionado los nuevos comienzos, las cosas modernas, las sorpresas y todo lo desconocido. Y eso no ha cambiado. Pero yo sí he cambiado (como hago y hacemos consciente e inconscientemente constantemente). 

Pienso en las cosas que a veces decimos no poder cambiar. Y aquí es donde remito a mi axioma previamente planteado: “nos mentimos demasiado”. Plantearse nuevos retos y querer cambiar es sano y necesario, pero a veces siento que el largo termino se ha eliminado de nuestro vocabulario. Lo queremos todo y lo queremos ya. Y es muy difícil cambiar de verdad si no estamos dispuestos a perder. 

Creo (aunque aún esté aprendiendo) que para cambiar de verdad hace falta tener una reflexión a nivel personal profunda y la creencia de que CADA DÍA (y no sólo en año nuevo) podemos ser mejores y dar lo mejor de nosotros. Rodearnos de personas que nos hagan conscientes de nuestros defectos es también una gran forma de darse cuenta de las cosas.

Quizá alguien llegue hasta aquí y piense, pero, ¿para qué cambiar?, ¿por qué necesito ser mejor?, ¿para qué (por poner un ejemplo) dejar de fumar si total, nos moriremos igual? 

Para mi solo existe una respuesta: el amor. El amor propio y el amor hacia la vida y todos los que nos rodean. 

Mucho YOLO para luego… ¿vivir una vida de mierda que no merezca ser recordada?, ¿no sentirse satisfecho?, ¿alimentarse de la envidia y pensar en lo que podríamos ser en vez de actuarlo? Si sólo vivimos una vez me declaro partidaria de hacerlo de la manera más excelente posible. 

Así que sí, hazte tu lista de propósitos, pero no la olvides. No tiene porque ser pública ni estar en todas tus redes para sentirte realizado, aunque sí que es condición que todo lo que escribas lo hagas con el corazón. 

Y por si la falta de ideas, o la búsqueda de inspiración surgen, siempre es bueno leer algunos propósitos por los que vale la pena cambiar: 

Como dijo la poetisa A.Pizarnik“Que este año me sea dado vivir en mí y no fantasear ni ser otras, que me sea dado ponerme buena y no buscar lo imposible sino la magia y la extrañeza de este mundo que habito. Que me sean dados los deseos de vivir y conocer el mundo. Que me sea dado el interesarme por este mundo.” 

Y quizás lo continuaría con:

Que si no se me es dado lo encuentre yo. Que este año me tome mi tiempo para hacer saber a todos cuantos quiero que lo hago, que nunca pierda las ganas por ser más y a su vez que nunca caiga en la enfermiza impaciencia. Que el perfeccionismo sea sustituido por la excelencia y que siempre tenga un momento para respirar. Que pregunte mucho, me respondan mucho y conteste mucho. Que llore un poco, ría más y disfrute el doble. 

Todo esto y algo más quiero para este 2017.

La vida siempre nos acaba sorprendiendo, pero pedir lo dicho tampoco es un mal punto de partida, ¿no creéis?

Love, Janira x 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s